Buscar
  • Divergente Iberoamérica

Experiencia sobre el Parlamento Juvenil 2020 "Unidos en la Distancia"


La contingencia sanitaria por la pandemia del Covid-19 obliga a todos los sectores de la población a encontrar nuevas formas de realizar las actividades desde nuestros hogares. El Parlamento Juvenil 2020, es una de esas actividades. En México, desde el 20 de abril, las personas convirtieron sus hogares en espacio de trabajo y estudio.


LA LXIV LEGISLATURA DE LA CÁMARA DE DIPUTADOS DEL HONORABLE CONGRESO DE LA UNIÓN A TRAVÉS DE LA COMISIÓN DE JUVENTUD Y DIVERSIDAD SEXUAL, Convocó a las Juventudes Mexicanas para participar en la celebración del Parlamento Juvenil 2020 “Juventud unida en la distancia” sentando algunas bases para ser integrante como: Ser mexicana (o) y residente en la República Mexicana; Tener entre 18 y 29 años cumplidos al momento de su inscripción; Enviar un video en donde el participante exponga un problema concreto de su comunidad y que ha hecho o haría para resolverlo y de manera particular en mi video expuse que una de las grandes problemáticas por las cuales se enfrenta nuestro país, es la falta de cultura para dialogar y debatir; pues principalmente la retórica se encuentra en peligro de extinción dentro de las diferentes esferas de la vida social pero principalmente dentro del sistema político mexicano. Hoy en día, ya no es suficiente que las y los políticos adquieran un conocimiento detallado de los problemas sociales y de la elaboración de leyes para alcanzar sus adecuadas soluciones, sino que, además, se les exige que sean capaces de ofrecer una explicación clara, que aprendan a construir una argumentación coherente, orientada hacia una eficaz persuasión. Es necesario que los políticos sepan expresarse y comunicarse, narrar y describir, preguntar y responder pero sobre todo persuadir y convencer, precisamente todas y todos ellos deben de adquirir todas estas técnicas porque son la voz del pueblo al que representan. Es por ello que consideraba fundamental ampliar una nueva educación, con nuevos requerimientos y visiones, en donde no solo se impartan conocimientos en las ciencias o en las humanidades sino en temas indispensables que sean base y obligatorias como lo es la Oratoria, con esto se promueve una educación en donde se atiende la identidad, el sentido de pertenencia, la responsabilidad ciudadana pero sobre todo la transformación de la sociedad. Con esto se implementa un nuevo modelo educativo holístico, con visión pluralista sobre el pensamiento lógico, dominio del conocimiento humano, actitud proactiva, voluntad transformadora y una inteligencia emocional acorde con la actualidad a fin de que se puedan formar como personas integras, cultas y de pensamiento libre, con un programa de acción pedagógica razonada fundada y viable de acuerdo a las necesidades.


Días posteriores a inscribirnos en dicha convocatoria para ser parte del Parlamento, nos notificaron por medio de un correo electrónico que fuimos seleccionados 300 jóvenes para defender nuestra causa, por lo que los días del 20 al 23 de octubre del 2020 se llevó a cabo de manera virtual, a través de la plataforma del Zoom, el Parlamento Juvenil 2020, organizado por la Cámara de Diputados del Honorable Congreso de la Unión en donde se seleccionaron 150 mujeres y 150 hombres de entre 1,895 personas que se registraron en total, cabe de recordar que solo 741 completaron el proceso de inscripción, es muy importante destacar que se logró el principio de paridad de género, pero que además también se involucró a los sectores vulnerables como personas con discapacidad, integrantes de la diversidad sexual y comunidades indígenas.


A pesar de que hubo de cierta manera, una excelente participación de las y los jóvenes, hubo muchos comentarios negativos, como: “¡QUE FLOJERA PARTICIPAR EN EL PARLAMENTO JUVENIL DE MANERA VIRTUAL!”...Y los que verdaderamente no se lanzaron a participar en este magno evento no saben de lo que se perdieron, pues sé que en estos tiempos es difícil poder llevar a cabo dicho Parlamento de manera presencial, pero considero que nuestras propuestas y nuestra voz deben ser escuchadas y tomadas en cuenta, a pesar de las adversidades por las cuales estamos atravesando de manera mundial.


Pero no todo fue color rosa; experimentamos algunos inconvenientes que dificultaban las transmisiones como en la configuración tecnológica porque algunas u algunos jóvenes confrontaron dificultades para configurar sus micrófonos externos para ofrecer sus intervenciones y tuvieron que ser sustituidos por otros debido a su mal funcionamiento; la conectividad fue otro factor, ya que la red sufría intermitencias, provocando desconexiones ocasionales y este bajo nivel de conectividad dificultaba la transmisión efectiva de las presentaciones retrasando el trabajo; la disponibilidad de recursos también jugó un papel muy importante porque no todas las personas poseían computadoras, celulares o internet y los limitó a inscribirse para participar en el Parlamento y por último la falta de preparación ya que hubo espacios largos de silencio que fueron percibidos por la audiencia y en algunos momentos, se escuchaban susurros o ruido externo de los micrófonos encendidos.


¡Claro que a todas y todos los que fuimos parte de este gran ejercicio, nos hubiera gustado que se realizara de la manera acostumbrada!, porque son experiencias únicas, inigualables e irrepetibles, pero también, ésta es una nueva experiencia, ya que es la primera vez que este Parlamento se llevó a cabo de manera virtual, con el fin de generar nuevas estrategias que permitan replicar mejores prácticas que nos mantengan unidos y al mismo tiempo protegidos y que también ayudarán futuramente a las y los Legisladores a tener mejores herramientas para desempeñar sus funciones, pese a los retos que se les presenten.


Que todo esto, no sea ningún impedimento para las personas que nos gusta estar en constante participación, velando por los intereses que aquejan a nuestra sociedad.


Por otra parte, dentro de las actividades del parlamento juvenil, se instalaron 5 comisiones, es decir, grupos de trabajo como lo fue la comisión de Seguridad y Justicia, Educación, Salud, Empleo y Economía y por ultimo Anticorrupción, integrada por 60 participantes cada una con una finalidad particular, integramos parte de un foro de diálogo y elaboración de propuestas, donde nosotros las y los jóvenes que pertenecemos dentro de la República Mexicana aunque con distintas culturas, religiones y formas de pensar, reflexionamos, discutimos, confrontamos y deliberemos nuestras ideas acerca de cuestiones cruciales dentro de la vida de la esfera social, de ¿Cómo abatir la inseguridad pública y mejorar el acceso a la justicia?, ¿Qué propuestas se pueden desarrollar para mejorar el empleo y desarrollo económico del país?,¿Cómo mejorar la educación y formación de las personas en México? Y ¿Qué se debe hacer para combatir la corrupción en México? para someter nuestra iniciativa, informe o proyecto frente a las otras comisiones para su aprobación.


Tuve la dicha de ser integrante de la comisión de educación en donde formulamos grandes propuestas para someterlas a consideración en el Pleno Virtual en donde su servidora Diana Berenice Jiménez Alanís, fungí como oradora representante de la comisión de Educación di a conocer a las demás comisiones, la iniciativa de Inclusión y perspectiva de género en este campo educativo.


Que debemos entender que la educación con perspectiva de género implica formación de la nueva personalidad del individuo sobre la base de equidad entre los sexos, buscando alternativas que le permitan acceder de manera igualitaria a los servicios que se brindan en el sistema educativo.


Con esto se refiere a que mujeres y hombres sean capaces de comenzar a transformar patrones valorativos y de conducta que les permita efectivamente adquirir diferentes destrezas y habilidades desde el respeto a sus diferencias sexuales y de género, pues es necesario proporcionar a los docentes las herramientas didácticas y metodológicas que les permitan la revisión en su actuar y practica reflexiva en el aula, así como buscar el trato equitativo e igualitario en los educandos con el uso adecuado de un lenguaje incluyente mediante la sensibilización, capacitación y formación en inclusión y perspectiva de género para garantizar la igualdad de oportunidades, su pleno desarrollo de competencia de vida y ejercicio de sus derechos.


Y que por otro lado para lograr una equidad educativa de facto, las autoridades deben fortalecer la educación inclusiva dentro del sistema regular y no robustecer la educación especial, pues se deben de tomar medidas concretas para que todos los niños, niñas y adolescentes independientemente de sus condiciones o diferencias, aprendan juntos.


Sin duda, fue un ejercicio muy enriquecedor, ya que cada comisión realizo su propuesta con diferentes ejes temáticos y fue así como presentamos al país vías de restauración de la humanidad a partir de un compromiso personal y social, trabajar en conjunto y generar acuerdos que sean tomados en cuenta en las discusiones del Congreso de la Unión.


Porque en México, simple y sencillamente, las y los jóvenes somos un sector social ávido de espacios de participación ciudadana, que busca y además aprovecha los pocos resquicios que se nos permiten para hacer una libre manifestación de ideas; por lo que reconozco que este medio como lo es el Parlamento Juvenil, es uno de esos referidos pocos espacios o actos a través de los cuales podemos expresar nuestras ideas y externar nuestros puntos de vista.


Es en la juventud cuando nosotros las y los jóvenes formamos nuestras propias ideas, cuando nos sumamos a proyectos de filiación política, social o empresarial, ideas que definimos y defendemos con pasión y que nos relacionan con el entramado de la vida democrática de nuestro país.


La naturaleza juvenil aporta al sistema democrático innovación y una perspectiva refrescante, siempre dispuestos a participar en la vida pública cuando se está convencido de que nuestro trabajo contribuirá a mejorar la vida de otros jóvenes y de nuestro glorioso México.


Las y los jóvenes hemos demostrado que queremos dejar atrás ese estigma de apatía y poca participación, damos muestra clara de contar con formación de la personalidad, carácter y capacidad reflexivos suficientes para estar en actitud y aptitud de participar en la vida política.


El objetivo común es que México sea una verdadera democracia participativa, donde exista una relación de confianza entre los ciudadanos y sus instituciones.


Es nuestro espíritu revolucionario y visionario, nuestros valores y nuestra fuerza quienes podremos lograr un cambio, a través de medidas jurídicas que cuiden la verdadera democracia en donde debe prevalecer la paz y la justicia social, es tiempo de cambiar a México de actuar para poder progresar y no esperar la llegada de los salvadores oportunos.


Es por eso que los jóvenes exigimos espacios en todos los sectores, ya es tiempo de que seamos escuchados y se nos considere como unos verdaderos revolucionarios.


“Son los ciudadanos comprometidos con un mundo mejor los que impulsarán los próximos cambios. Y ese mundo mejor no solo es necesario, también es posible.” (MIGUEL ÁNGEL REVILLA).


POR: DIANA BERENICE JIMÉNEZ ALANÍS– (México)

29 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo