Buscar
  • Divergente Iberoamérica

MÉXICO PROYECTA SU ESCENARIO POLÍTICO ELECTORAL


México se alista para la elección presidencial más compleja de su historia y con nuevas reglas que permitirán la participación de candidatos independientes, esto se da en medio de un descontento generalizado de la sociedad ante la poca credibilidad de los partidos políticos que se agudizó tras los desastres naturales que impactaron al país, mismos que han replanteado un nuevo escenario político en el que los diversos actores han comenzado a reubicarse.


La renuncia de Margarita Zavala, quien fuera primera dama de México, al Partido Acción Nacional (PAN), propició un nuevo reacomodo en dicha escena, dado que según las encuestas es la militante mejor posicionada de ese partido y a quien se la veía con las mejores posibilidades de contender y ‘dar batalla electoral’ al favorito para ganar la presidencia de México en 2018, Andrés Manuel López Obrador, líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).


Es así que, Margarita Zavala se encuentra, junto con un grupo de casi 40 personas, en la lista aspirantes que solicitaron su registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE) para contender a la presidencia de la República como candidatos independientes.


Naturalmente la salida de Zavala del PAN la coloca en otra posición frente al electorado y reduce sus posibilidades de poder ganar la elección a pesar de contar con el respaldo de grupos políticos de Acción Nacional y otros que seguramente se sumarán a su proyecto.


La figura del candidato independiente no es del todo bien vista entre los mexicanos, pues se percibe ‘oportunismo’ en algunos de los aspirantes, quienes al no obtener las condiciones en sus partidos, deciden irse ‘por la libre’ bajo el cobijo de ser llamados “independientes”.


En su momento, el triunfo como candidato independiente de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, como gobernador de Nuevo León, despertó simpatías y esperanzas entre grupos de mexicanos que creyeron que un ciudadano podía gobernar y privilegiar los intereses de la población, sin embargo los tropiezos en su gestión dejaron de manifiesto que de independiente tiene poco.


Ahora, El Bronco se ha inscrito también como aspirante presidencial independiente y se le ha recordado la incongruencia en su discurso ya que había manifestó que quien abandona un cargo es inmoral y él ahora pretende dejar su gobierno para irse a la contienda. En un tuit que publicó el 9 de febrero de 2015 expresó, “el chapulineo es inmoral, no puedes dejar abandonada tu responsabilidad, no puedes hacerle eso al Estado”.


Las próximas semanas serán decisivas en la conformación final del escenario electoral, en el que se conocerán los nombres de los candidatos de los partidos que hasta este momento no han definido quiénes serán sus representantes, entre ellos el del Partido Revolucionario Institucional (PRI), así como el del Frente Ciudadano por México, coalición conformada por el PAN, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC).


En esta decisión histórica la política y sociedad mexicana deberá enfrentar los siguientes factores antes de la jornada electoral del 1 de julio de 2018.


  1. Poca credibilidad en la clase política.- como nunca en México al igual que en diversas naciones, impera un hartazgo social consecuencia de la mala gestión gubernamental, de los escandalosos casos de corrupción que han salpicado a ex gobernadores, principalmente del PRI e incluso al propio presidente Enrique Peña Nieto por la llamada ‘Casa blanca’. A esto se suman los altos índices de violencia, la impunidad y falta de garantías al respeto de los derechos humanos.

  2. Menor financiamiento público.- como consecuencia de la presión ciudadana tras los sismos registrados el 7 y 19 de septiembre en el país, y que dejaron miles de damnificados, los partidos aceptaron ‘renunciar’ en diversos porcentajes al financiamiento público que otorga el INE para sus campañas —aunque aún no ha quedado claro cómo se ejercerán esos recursos—, lo cierto es que los partidos ante la exigencia ciudadana contarán con menores ingresos oficiales y despierta la duda del origen de nuevos fondos para financiar las campañas y hasta cuestionar si el árbitro electoral contará con los mecanismos para evitar la infiltración de dinero de la delincuencia organizada.

  3. Guerra sucia para debilitar a AMLO.- aunque ha quedado demostrado que “si lo atacan, lo hacen más fuerte”, el inevitable avance y la clara ventaja de López Obrador contra sus posibles contendientes son suficientes para que a medida en que se desarrolle el proceso electoral se atestigüen mayores ataques contra el político tabasqueño. AMLO ya contendió dos veces por la presidencia, está listo para la tercera pero ha demostrado que si alguien puede frenarlo, es él mismo.

  4. Intromisión del Estado para no perder la presidencia.- tras 12 años de alternancia en el poder en manos del PAN (2000-2012), el PRI logró recuperar la presidencia de México con Peña Nieto con altas expectativas de su mandato, sin embargo, el mal desempeño de su gestión, los casos de corrupción, el ‘gasolinazo’ y otros factores tienen al mandatario en sus niveles más bajos de aprobación en la historia —el índice más bajo lo registró en enero de este año con un 12%—, pero perder de nuevo la presidencia no está entre sus pla- nes por lo que se vislumbra todo el poder del Estado para que el candidato de su partido, ya sea José Antonio Meade, Miguel Osorio Chong o Aurelio Nuño, gane la elección.

  5. Participación ciudadana en la red.- la próxima contienda presidencial será histórica por la participación de la sociedad en las redes sociales de internet; será la primera vez que una elección se realice con una gran influencia y penetración en los nuevos medios digitales. Tan sólo en Facebook se estima que un 59% de la población mexicana tiene cuentas activas. La sociedad ya demostró cómo puede organizar, presionar y exigir a través de estos medios, por lo que los partidos deberán estar preparados para dar respuesta y enviar de manera distinta sus mensajes.


El sentir en México no dista mucho de lo que se vive en otras naciones, y se encuentra en la paradoja de tomar la decisión más importante de los últimos años, elegir a un Presidente, en un momento crucial, en el que además de los problemas sociales y de seguridad que enfrenta, tiene la enorme tarea de levantar a un país sacudido por los sismos, con un desencanto hacia los partidos y a los políticos, pero con una sociedad que ha demostrado que si quiere puede organizarse mejor que el gobierno.


POR: AUREOLA DEL SOL CASTILLO PERALTA – PERIODISTA Y COMUNICADORA (México)

#electoral

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo